Encuentro con el Espiritu Santo.

Zach Sandy

Historia de Inspiracion…La Vida de Zach Sandy

El 7 de junio del 2012 fue un dia soliado en la ciudad de Parkersburg, West Virginia.  Un dia perfecto para el equipo de Softball de la Iglesia de Zach, un joven de 18 anos.  Pero nadie se dio cuenta cuando entraron las nubes de lluvia.

De repente se escucho un trueno bien fuerte.  Varios jugadores fueron tirados al pasto.  Todos se levantaron menos Zach.  Corrieron hacia el y notaron que olia como una parrilla de carbon.  Sus ojos no se veian, estaba tieso y habia humo salidendo de su cuerpo.

Comenzaron hacerle CPR  y llamaron al 911.  Llego al ambulancia y lo cargaron adentra mientras todos los predicadores pusieron sus manos sobre la ambulancia orando por el.  Despues de dos o tres minutos las puertas de la ambulancia se abrio y gritaron:  “Tenemos un pulso!”

Quisieron volarlo a un Centro de Quemados en Pittsburg, pero la tormenta no permitio, asi que tuvieron que llevarlo a una Unidad de Trauma en Morgantown.  La bolsa de orina estaba roja y  la diagnostica inicial de los doctores era que sus riñones estan quemadas y el higado y sus pulmones estan idos.  Tambien los medicos sospechaban daño cerebral.  El equipo comenzaron a orar mas fuerte y fuerte.  Hasta dentro del cuarto de Emergencia bajaron sus rostros y tambien oraron por Zach.  Sus padres pusieron manos sobre el y con lagrimas en sus ojos declararon, “Esto sera para la gloria de Dios!”

Para este tiempo, ya se habia formado una cadena de oracion.  El primer hospital donde fue llevado, sus riñones estaban malos, en el segundo hospital hubo un cambio en sus riñones, y por final al tercer hospital ya estaban trabajando bien!  Alguien dijo, “Se podia sentir las oraciones.”

Al dia siguiente Zach desperto.  No se acordaba de nada.  No habia ninguna de las lesiones internas que los medicos temian!  Sus primeras palabras fueron, “Tengo hambre!”  Su padre se rio porque sabe que Zach siempre tiene hambre.

Los doctores esperaban que estuviera en rehabilitacion por un mes, pero salio en una semana y sin efectos secundarios.  Cuando iba para sus examenes, los doctores lo llamaban el hombre de milagros!  Pero Zach decia, “No, yo solo soy un vaso, el Hombre de Milagros es Dios!  El es el que hace milagros!”  Amen!

Un comentario

  1. Buenas!
    Аdmito que hasta hoy no me interesaba mucho elblog,
    pero con los ultimos posts estoy еntrado frecuentemente y me esta
    gustando mas.
    Buen traƅajo!

Dejar un comentario