Encuentro con el Espiritu Santo.

Jennifer: Poder de la Oracion

Historia de Inspiracion…Jennifer (Feb. 2018)

En el 2002, Jennifer se acaba de casar y estaba llena de vida.  Era una persona activa y le encantaba jugar.  Sin embargo un año despues, comenzo a debilitarse con dolores de cabeza.  “Se sentia como un martillo en mi cabeza,” declara Jen.  “No podia tolerar el ruido y la luz del dia me molestaba mucho.  Hasta habia dias donde nisiquiera podia abrir mis ojos,” cuenta Jen.

Con el tiempo se puso peor.  El dolor era tan intolerable que ya no era facil cuidar sus cuatro hijos.  Mientras su esposo trabajaba, ella tenia que depender de su madre por ayuda.

Trato varios medicamentos, pero por final fue al doctor.  “Me dijo que sufria de migrañas.  Eso me sorprendio,” dijo Jennifer.  Le receto pilduras para migraña y le recomendo que fuera ver al Oculista.  Quizas tenia que ver con algo de sus ojos.  Jennifer se puso lentes, pero continuaba tener migrañas.

Jennifer y su madre oraban muchas veces juntas.  La mañana del 14 de agosto 2017, no era otro dia diferente.  “Me recuerdo que oramos juntas y le pedimos a Dios por un milagro.  Le dijimos que creimos que ya estaba hecho y le dimos gracias por sanarme, aunque tuve otro dolor de cabeza ese dia, ” dijo Jennifer.

Mas tarde en ese dia, su madre estaba mirando un programa cristiano en la television.  Y escucho al anfitrion decir: ‘Hay alguien que esta padeciendo de dolores de cabeza.  Dios te esta sanando.’  Su madre rapidamente grabo el programa, y creyo esa palabra para su hija.  Espero que Jennifer regresara a casa para compartirle el programa.

Llego Jennifer y su madre puso sus manos sobre su frente y dijo, “Dios trajo una palabra de ciencia y yo la tome para ti.  Eres sana en el nombre de Jesus!”  Luego Jennifer puso de nuevo el programa y escucho estas palabras:  ‘Hay alguien que ha padecido de migrañas cronicas, le han interumpido su vida.  Has tenido que cancelar tu trabajo, hasta ha quedado con nausea de ello.  Los ha tenido por años, pero hoy es tu dia!  Dios te esta sanando de ello.  Levante sus manos y reciba su sanidad!”

“Antes de acostarme esa noche, no tuve ningun dolor de cabeza.  Desde ese dia, no volvieron mas los dolores!  Le doy a Dios toda la gloria!”

Dejar un comentario